Publicado: 21 de Marzo de 2014

Para comenzar, nuestro principal consejo es que viajes con un equipaje ligero. Muchas veces llevamos en exceso y realmente no necesitamos tanto. Pero si tienes niños por ejemplo, es inevitable llevar bastante ropa para cambiar, juguetes, etc. Colocar las maletas y todo el equipaje se convierte en un verdadero juego de Tetris.

Como norma básica:

  • Tómate tu tiempo. Organiza todo bien. No lo hagas deprisa.
  • Coloca la carga bien compensada. Distribúyela equitativamente sobre los ejes. No cargues más un lado que el otro.
  • Debemos colocar los objetos más pesados en el fondo del maletero, por ejemplo las maletas grandes. Aprovecha y esconde tras ellas objetos de valor como la cámara de vídeo, fotográfica, etc, por si haces paradas y te ausentas del vehículo.
  • Sobre ella y en los huecos sitúa el resto de la carga pero siempre   pensando en compensar el peso.
  • Si tu coche tiene puntos de sujeción, úsalos, la carga irá más sujeta. También puedes utilizar "pulpos" de goma elástica.
  • Intenta no llenar el maletero del todo ya que a buen seguro te traerás más carga de tus vacaciones como regalos, comida, etc.

Recuerda también:

  • Evita que los objetos situados en el maletero te impidan la visión por el retrovisor.
  • Si no te cabe todo en el maletero procura no llevar sueltas maletas o bolsas en el interior del habitáculo. Pero si no tienes más remedio sitúalas en la zona posterior a los asientos y en el suelo.
  • No guardes en el maletero los objetos que puedas necesitar de forma habitual como agua, algo de comida o ropa de cambio y material de aseo para niños. Los puedes tener a mano en una pequeña bolsa de viaje y te evitará tener que buscar en el maletero.
  • Si viajas con tu mascota utiliza los diferentes sistemas de sujeción homologados.

Y lo más importante, circular con precaución y atento a la carretera.